Los pequeños cuentos del desastre

Hemos reparado los agujeros enormes que había en el tejado. Por las grietas se sigue colando el agua y ahora una ventana se desprende. En este lugar construiremos algo que no es ni una casa, ni un taller. Ni un garaje, ni una sala. Puede tener utilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s